LA TORRE : EL PODER DEL HOMBRE FRENTE AL DESTINO

Si quieres conocerme, mírame a los ojos

F

( Salvador Dali – La Torre)

Nuestro corazón, inmenso como el océano, sólo tiene la opción de cerrarse frente al Destino ?

Las dudas, la tristeza, los caprichos de la vida no permiten que se abra la Caja de Pandora, trayendo consigo la envidia, el miedo, el odio, los celos, pero también la Esperanza.

El ser humano no puede mejorar su condición sin enfrentar la adversidad: la fuerza y la dignidad son cualidades más relevantes que la dulzura del carácter.

El orgullo tiende a negar la realidad demasiado chocante, no obstante muy útil, porque nos lleva al centro de la Vida: un pie en el estribo, recorremos vías caóticas o edénicas, que diseñan el conocimiento y la fuerza de nuestra búsqueda.

El miedo puede cogernos, al ser largo el camino, lleno de matorrales temblando, señal fatal para dar rienda suelta a nuestra imaginación fantasmática de simple mortal.

A veces nos mentimos, nos traícionamos, admitimos tratamientos…

Ver la entrada original 207 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: