El mecanismo de defensa de Desplazamiento

Blog de Enrique Pallarés Molíns

En Duplicados (Counterparts), uno de los relatos de Dublineses (1914), James Joyce, describe la personalidad y las reacciones de un padre de familia, Farrington, escribiente de un abogado. Farrington vive frustrado por su monótono trabajo de transcribir documentos legales y por las repetidas críticas y amenazas de Mr. Alleyne, su jefe. Un día, tras una reprensión especialmente dura, al volver a casa golpea violentamente con un palo a su hijo Tom –a pesar de sus lágrimas y peticiones de clemencia–, únicamente porque ha dejado que se apague la lámpara. Podemos suponer que Farrington hubiera golpeado con ganas a su jefe, pero eso le resultaba imposible si quería mantener su puesto y el medio de subsistencia de su familia con cinco hijos. No puede dirigir la ira que le provoca la reprensión de su jefe y, en general, su trabajo, hacia su objetivo natural y espontáneo. Tampoco sabe manejar…

Ver la entrada original 559 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: